Pastoral Migratoria

El ser humano es, y lo es desde sus orígenes, un migrante. Las causas son diversas y, tal vez, conocidas. Por lo tanto, el fundamento esencial de la gran movilidad humana está ubicado en el más excelso carácter de la persona humana: su dignidad (Catecismo, #1700).

Los cristianos saben que la dignidad de la persona humana está en haber sido creados por Dios a su imagen y semejanza. Esta es precisamente la gran verdad que fundamenta la acción de la Pastoral Migratoria. La Iglesia, fiel a los principios de su doctrina social, recibe al que sufre, al necesitado, al que está solo, al que migra; porque en ellos reconocemos a los hijos e hijas de Dios, creados a su imagen y semejanza (Salmo, 8).

En las siguientes páginas, presentamos la Pastoral Migratoria, su mision, sus actividades, y todo que representa este ministerio. Todo el material esta basado en el "Manual de Pastoral Migratoria."

“Cada ser humano es hijo de Dios. En él está impresa la imagen de Cristo. Se trata, entonces, de que nosotros seamos los primeros en verlo y así podamos ayudar a los otros a ver en el emigrante y en el refugiado no sólo un problema que debe ser afrontado, sino un hermano y una hermana que deben ser acogidos, respetados y amados.” ~Papa Francisco,Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, 2014