Las Acciones de Pastoral Migratoria

Ahora que el Agente de la Pastoral Migratoria, ha recibido la preparación a través de las Unidades de Formación y que ha sido enviado a servir a su comunidad parroquial en la Misa de Comisión, está listo para responder a las necesidades de su comunidad parroquial. Como hemos dicho en la sección anterior, es importante que el Agente de la Pastoral Migratoria reconozca cuales son las necesidades de su comunidad. Una de las formas más rápidas, más eficaces y más usadas es la encuesta. Esta encuesta se hace a base de preguntas sencillas que las personas que participan de la misa dominical como los miembros de los grupos parroquiales, puedan responder fácilmente. Estas preguntas se pueden hacer en un papel o verbalmente, tal como se ha explicado anteriormente.

Reconociendo, entonces, las necesidades de la comunidad parroquial, el Agente de la Pastoral Migratoria, que sabe que su trabajo es un Ministerio de la Iglesia, que sabe que su trabajo es una acción evangelizadora, responde a esa necesidad como un llamado especial que Dios le está haciendo. Todas las actividades son Acciones Pastorales, no únicamente servicios. Nuestra actividad es una actividad pastoral, es decir, una actividad Evangelizadora. Lo que hacemos está motivado por nuestra fe en Cristo y en la Iglesia.

En la Pastoral Migratoria, el Agente Evangelizador, ofrece su tiempo, sus talentos, sus manos, su voz, en una palabra, todo su ser; para que sea Dios quien esté presente en todas sus acciones; por eso, en todas las actividades que aquí se ofrecen, se debe ver la presencia de Dios en el ser del que sufre, del marginado, del inmigrante. En esta sección, presentaremos las Acciones Pastorales que la Pastoral Migratoria de la Arquidiócesis de Chicago, ha ido realizando en razón a las necesidades que las comunidades parroquiales iban presentando.

"Es necesario responder a este signo de manera creativo, coordinada y conjunta, para fortalecer la fe, la esperanza y la cardiad de los migrantes y de todo el pueblo de Dios." ~Ya No Somos Extranjeros: Juntos en el Camino de la Esperanza, 102