Unidades de Formación

El Programa de Formación no se centra en las actividades que se van a desarrollar, porque la Pastoral Migratoria no es, únicamente, un "lugar donde se ofrezca servicios." Más bien, se identifica cualquier actividad como una Acción Pastoral. Ya sea en una Mesa de Información, un Taller con algún tema de Inmigración, una invitación a Orar. Todas las actividades tienen ese matiz pastoral, de cuidado, de respeto a la dignidad, de acercar a las personas a la plentitud de sus capacidades y libertades; lograr que las personas se sientan amadas y protegidas por Dios. Este es el énfasis y la motivación de las Acciones Pastorales de la Pastoral Migratoria.

Esa es la intención que se busca, al ofrecer una formación de un día a lo largo de siete semanas; a través de las Unidades de Formación. Aquí se han juntado tanto las enseñanzas de la Iglesia con la experiencia de la comunidad católica hispana de la Arquidiócesis de Chicago, con el fin de poder contar con un Ministerio de Servicio y Acompañamiento para todos aquellos que estén interesados en conectar su fe con el servicio a la comunidad.

Introducción a la Pastoral Migratoria
En este primer encuentro de la Formación de los Agentes de la Pastoral Migratoria, los participantes conocen: 1) El ser de la Pastoral Migratoria 2) ¿Por qué la Iglesia Católica realiza este ministerio? 3) Fundamentos Bíblicos, Teológicos, Pastorales de la Pastoral Migratoria 4) La Migración en los Estados Unidos 5) Documentos de la Doctrina Social de la Iglesia sobre la Migración Con toda esta información, el participante conoce, enriquece y fundamenta la actividad pastoral que desarrollará en su comunidad parroquial [Descarga Aquí] .
Primera Unidad: ¿Por qué salir de sí mismo? La llamada a la Pastoral Migratoria
En esta reunión se habla y se reflexiona sobre lo siguiente: 1) La Importancia de la Oración en la vida de los Agentes de la Pastoral Migratoria 2) La Importancia de Orar por otros 3) Reflexionar sobre la Oración de Moisés en bien de Israel cuando el pueblo estaba en una situación difícil 4) Responder a estas preguntas: ¿Alguna vez has orado por alguien que atraviesa una situación difícil? ¿Has recibido muestras de compasión o justicia? ¿Has brindado misericordia y justicia con aquellos que en algún momento obraron mal contigo? 5) Recibir una invitación para ser Líder de la Pastoral Migratoria; un líder que se involucre en acciones de servicio y justicia en favor de la comunidad parroquial[Descarga Aquí].
Segunda Unidad: La Realidad de la Inmigración: Los Signos de los Tiempos. Gracia y Bendición
En esta reunión, se conduce a los participantes a narrar su propia historia de migración y a comprenderla desde el plano de la fe. Por eso, esta unidad contiene las siguientes actividades: 1) Leer la historia de Abraham y descubrir por qué Dios lo sacó de su pueblo Ur. 2) Pensar en lo que Abraham dejaba, cuando partió de su pueblo siguiendo la voz de Dios. 3) Recordar y, si se desea, compartir la propia experiencia de migración. Descubrir cómo y por qué Dios nos ha hecho llegar aquí. 4) Leer lo que enseñan los Obispos Católicos de los Estados Unidos sobre la Migración. 5) Descubrir, a partir de las historias escuchadas, qué tipo de Líder el pueblo necesita. Ir desarrollando los talentos y capacidades que cada uno tiene, para ofrecerlos a la comunidad [Descarga Aquí].
Tercera Unidad: Dignidad Humana: A Imagen y Semejanza de Dios
En esta unidad se explora lo más sagrado que hay en toda persona humana: Su Dignidad. Este tesoro lo recibe del hecho de ser Imagen y Semejanza del Creador. En esta unidad se ven los siguientes puntos y preguntas: 1) Leer el pasaje bíblico de la Creación del ser humano. 2) Descubrir que por ser Imagen y Semejanza de Dios, tenemos un tesoro que no puede ser arrebatado, disminuido, arrinconado: Dignidad. 3) Expresar que la Dignidad no es un título, sino una realidad: Nosotros somos la Imagen y Semejanza de Dios. Nadie ni nada debe eliminar esta condición. 4) Reflexionar sobre lo que la Iglesia enseña de nuestra dignidad. 5) Hacer que otros conozcan esta verdad, que se valoren como tales y que actúen con la Dignidad que Dios nos ha dado [Descarga Aquí].
Cuarta Unidad. ¿Qué derechos nos da y a qué nos obliga nuestra identidad como hijos e hijas de Dios?
En la reunión anterior se descubre porque la dignidad es lo más sagrado que tiene toda persona humana. En esta sesión se habla de lo siguiente: 1) Estudiar los derechos que nos da el ser Hijos e Hijas de Dios y también las obligaciones que eso conlleva. 2) Entender que los derechos y obligaciones radican en nuestra dignidad, no porque seamos parte de un país. 3) Reflexionar sobre las luchas internas y externas, que se tienen para mantenerse firmes frente a las adversidades que, de alguna forma, quieren desconocer o eliminar la dignidad. 4) Enumerar todas las cosas que afectan la Dignidad del Ser Humano. 5) Conocer los textos bíblicos que nos llaman a exigir nuestros derechos y los textos que nos recuerdan nuestras obligaciones como Hijos e Hijas de Dios. 6) Ser, como líder o agente de la Pastoral Migratoria, portador de un mensaje justo y respetuoso para todos los miembros de la comunidad parroquial. [Descarga Aquí]
Quinta Unidad: Colaboradores en la Obra de Dios. Dignidad del trabajo humano
Toda persona humana tiene el derecho de trabajar decentemente. Es el trabajo lo que dignifica también a la persona humana; por eso, en esta unidad se habla de lo siguiente: 1) Reconocer que el trabajo fortalece la dignidad del ser humano y, por eso, su exigencia. 2) Descubrir que el trabajo nos hace colaboradores de Dios. Gracias al trabajo nos convertimos en las manos, en la voz de Dios, que desea que las cosas sean cada vez mejores. 3) Conocer los derechos que como trabajadores se tienen, de tal modo que se evite cualquier intento de abuso o intolerancia en los centros laborales. 4) Conversar sobre situaciones en las que el empleador ha abusado de sus trabajadores. 5) Pensar en lo que se debe hacer en cada situación injusta. 6) Motivar, como Agente de la Pastoral Migratoria, la participación de todos en los diálogos, el respeto frente a lo que pueden decir y a la forma en que lo expresen. [Descarga Aquí
Sexta Unidad: Unir Manos, Esfuerzos y Corazones: Solidaridad
No todo lo podemos hacer solos. Necesitamos siempre de alguien o de la comunidad, para lograr cambios significativos. Cuando se despierta la conciencia comunitaria sobre determinada situación que es injusta y se actúa con deseos de cambiarla radicalmente; entonces, se tiene un acto solidario. En esta unidad, se enseña lo siguiente: 1) Expresar con sencillez lo que es la solidaridad. 2) Fundamentar bíblicamente los principios de la solidaridad cristiana. 3) Conocer las manifestaciones de solidaridad, que se han expresado en los diferentes estados en los últimos años, en razón a leyes injustas, como aquella que fue aprobada en Arizona. 4) Conocer los documentos de la Iglesia, donde se habla de la solidaridad humana y el porqué el católico está llamado a la solidaridad. 5) Saber que se ha sido llamado para una misión que encierra solidaridad. Como creyentes, participamos solidariamente de todo aquello que se oponga a la realización de una persona como ser humano. El Agente de la Pastoral Migratoria está allí donde se requiera su voz, sus manos y su ser, para acercarse solidariamente a la persona que sufre algún atropello a su dignidad.[Descarga Aquí]
Libro de Oraciones

 

"Unidades de Formación," Tríptico [Descarga Aquí]

Si su parroquia desea copias de los libros de formación, favor de contactar a William Becerra a Wbecerra@archchicago.org.

"El ministerio que estamos desarrollando es para nuestros hermanos más vulnerables, pero todo este servicio es para Dios. Siento que me he acercado más a Él y cuando le hablo en oración, sé que me escucha y responde. También he aprendido a compartir y a orar por los demás. En la Pastoral Migratoria, al darnos cuenta de las muchas injusticias que se cometen en nuestra comunidad, aprendemos a darle la mano al prójimo… Si la fe no es obra no sirve. Gracias, que Dios los bendiga e ilumine." ~Ricardo, Agente de la Pastoral Migratoria