Método: Escuchar-Aprender-Proclamar

Cada una de las unidades de formación sigue el mismo método y se puede explicar del siguiente modo:

A) Escuchar (Ver): Se narra, se cuenta la historia de una o dos personas reales, que hayan vivido o tenido experiencia del tema que se va a tratar. Después, se invita a los participantes a que expresen su sentir, sus pensamientos sobre estas historias. También, se puede invitar a los participantes a que cuenten sus propias historias, si es que estas tienen relación con el tema que se está tratando.

Se intenta que todos participen del diálogo, ya sea contando una historia, haciendo preguntas, respondiéndolas o comentando lo que van escuchando. Hay que evitar que alguien acapare la conversación o que tome un tiempo más largo que el de los otros para decir las cosas. Buscar la manera que todos participen hablando y escuchando. Deben tener bien presente, el tema de la unidad.

B) Aprender (Juzgar): Después de haber escuchado estos hechos de la vida real, se pasa al segundo punto del método que es, el Aprender. En este momento ya sabemos lo que ha sucedido o está sucediendo. Ahora, es importante saber, conocer, aprender lo que Dios dice sobre este hecho o estos acontecimientos. Es el momento para leer la Palabra de Dios y descubrir lo que Dios quiere que suceda. Es hacer un paralelo entre la vida y la Palabra. Es el momento para pensar una y otra vez, a la Luz de la Palabra de Dios, si estamos haciendo su voluntad o lo que ocurre son simplemente caprichos humanos. La Palabra de Dios no solo nos ilumina, sino que nos interpela, nos interroga y nos invita a obrar de acuerdo al Plan Justo y Misericordioso de Dios. Es en las Sagradas Escrituras, donde el Agente de la Pastoral Migratoria adquiere la sabiduría y fortaleza.

C) Proclamar (Actuar): Habiendo escuchado lo que ocurre alrededor y habiendo aprendido lo que Dios quiere de acuerdo a su Palabra, es importante que el Agente de la Pastoral Migratoria se comprometa a anunciar, a proclamar la verdad recibida. Lo que se ha conocido no es para mantenerlo oculto, a escondidas; al contrario, es para darlo a saber en todo momento y lugar. Es como dice la Palabra de Dios, una lámpara no se enciende para mantenerse debajo de los espacios. La luz debe iluminar todo los lugares, por lo mismo, debe estar en lo más alto. Por eso, al final de cada unidad, se invita a los participantes a proclamar la verdad de Dios, a vivir de acuerdo a lo aprendido. Se les invita a comprometerse con la enseñanza recibida.  

La Pastoral Migratoria necesita de personas que como usted, quieran servir a la Iglesia en los más necesitados. Considere ser parte de este Ministerio de la Acción Social de la Iglesia. Se necesita personas con carácter, con liderazgo, con compromiso, que puedan responder a la voz de Dios que llama a servir al inmigrante.

En la siguiente parte se habla de todas las Acciones Pastorales de Evangelización que han surgido de los mismos grupos de la Pastoral Migratoria y que responden a necesidades muy concretas e inmediatas de la comunidad migratoria.

"Ser Iglesia es ser Pueblo de Dios, de acuerdo con el gran proyecto de amor del Padre. Esto implica ser el fermento de Dios en medio de la humanidad." ~Papa Francisco, La Alegría del Evangelio, 114