Juntos en un Camino de Esperanza: Ya no Somos Extranjeros

En enero de 2003, respondiendo a la llamada del Papa Juan Pablo II y a la de millones de inmigrantes indocumentados, las Conferencias de Obispos de los Estados Unidos y de México se reunieron para escribir una carta pastoral titulada: "Juntos en un camino de esperanza: Ya no Somos Extranjeros". En esta reunión participó tanto el Cardenal George Francis, Arzobispo de Chicago y Mons. John Manz, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Chicago. En este documento, escrito por "dos conferencias episcopales, pero una sola Iglesia", se dice bajo el título "La Migración a la Luz de la Enseñanza Social de la Iglesia":

"La Doctrina Social de la Iglesia posee una larga y abundante tradición en defensa del derecho a migrar. Basada en la vida y enseñanza de Jesús, esta doctrina ha desarrollado los principios básicos sobre el derecho de migrar para quienes quieran ejercerlo como uno de los derechos humanos que Dios le ha dado. Así mismo, define que es necesario atender las causas profundas de la migración: pobreza, injusticia, intolerancia religiosa, conflictos armados, para que los inmigrantes tengan la opción de permanecer en su tierra natal y mantener a sus familias… Nuestra preocupación como pastores, por la dignidad y los derechos de los migrantes, abarca tanto las respuestas pastorales como los asuntos de política migratoria. La Iglesia en nuestros dos países debe enfrentar el reto de ver en el forastero presente entre nosotros el rostro de Cristo Crucificado y Resucitado" (Juntos en el Camino de la Esperanza: Ya no Somos Extranjeros, 28 y 40).

Este documento conecta directamente la enseñanza Social de la Iglesia con el hecho de la inmigración. Se expresa el compromiso de la Iglesia claro, contundente y decisivo sobre la inmigración. Debemos hacer  que se respete al inmigrante. Esa es parte de la misión de la Iglesia y en ella se esfuerza constantemente.

"Juntos en el Camino de la Esperanza: Ya no Somos Extranjereros" [Español]

USCCB y la Campaña Católica para una Reforma Migratoria Integral/Justicia para los Inmigrantes

En mayo del 2005, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB, siglas en inglés), reunidos en Chicago y teniendo a Cardenal Francis George como Vice-Presidente, decidieron implementar esta Carta Pastoral, lanzando la Campaña Católica para una Reforma Migratoria Integral/Justicia para los Inmigrantes. Esa ha sido la primera vez en la historia de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, donde expresan un compromiso profético de trabajar por una Reforma Migratoria Integral en bien de los inmigrantes en el país como aplicación del Documento "Juntos en un camino de esperanza: Ya no Somos Extranjeros" .

Esta Campaña Católica tuvo y tiene tres objetivos muy importantes:

A) Educar a los católicos sobre los beneficios de los inmigrantes y de la inmigración. Esto significa, crear consciencia, conversión.

B) Abogar por la Reforma Migratoria con fundamento en los principios de la Carta Pastoral: "Juntos en un camino de esperanza: Ya no Somos Extranjeros."

C) Servir a los inmigrantes en el proceso de legalización una vez que la ley de la Reforma Migratoria hubiera pasado. Este objetivo es muy importante porque enfatiza el llamado a servir al pueblo inmigrante.

Tres objetivos con tres elementos importantísimos: Educar, Abogar y Servir (USCCB).

En esta reunión, los Obispos de los Estados Unidos se comprometieron a desarrollar y sumar esfuerzos en sus propias diócesis, en beneficio de los inmigrantes, como una acción de apoyo a esta Campaña.

Si quieres mas información, visita los paginas del USCCB Oficina de Migración y Justicia para los Inmigrantes.

"Nos dirigimos a los migrantes que se ven forzados a dejar sus tierras para mantener a sus familias o escapar de la persecución. Estamos a su lado en solidaridad. Nos comprometemos a su atención pastoral y al trabajo necesario para lograr cambios en las estructuras eclesiales y sociales que impiden el ejercicio de su dignidad como hijos e hijas de Dios." ~Ya No Somos Extranjeros: Juntos en el Camino de la Esperanza, 9